Un poco de Ciencia Política: en todo proceso electoral siempre existe una dosis de error y hasta trampa. No es lo ideal, claro está, pero es inevitable. Lo importante es advertir el tamaño del fenómeno y de esa cuenta resulta razonable solicitar revisiones donde corresponda. 

 

No obstante, desde mi experiencia de 4 oportunidades como miembro de Junta Receptora de Votos y ahora como Político Liberal Clásico veo que los errores e inconsistencias de las elecciones NO son trascendentes. Confirmo más bien que el relativo o parcial triunfo de la UNE, VAMOS, MLP y SEMILLA (en el Congreso) son, en gran medida, el resultado de su trabajo político. Debo dejar claro por supuesto, que un trabajo en la dirección contraria a la que yo defiendo, no obstante, es honesto reconocer que ellos "han hecho su tarea" (Leer link abajo). 

<<Victoria de la UNE. Gana quien hace la tarea.>>

 

Ahora bien, cuando aquellos errores, inconsistencias o trampas se MAGNIFICAN surge lo que en política podemos llamar Histeria Anti-Fraude Electoral. Esta es la hermana menor de la Histeria Anti-Corrupción. ¡Es impresionante cómo en Guatemala podemos pasar de una la otra en cuestión de horas! 

 

Cualquier tipo de histeria es perversa y nos perjudica en lo individual y social. Nos crea ansiedad e intranquilidad y nos conduce a comportamientos donde la emoción reemplaza completamente a la razón y, generalmente, nos conduce a tomar decisiones equivocadas. En ciencia política este fenómeno es otro más que DISTRAE la atención de la opinión pública, desviándola hacia asuntos de poca relevancia, perdiendo así de vista el objetivo de fondo: CAMBIAR EL SISTEMA ESTATISTA (régimen de gobierno y economía en el cual el Estado usurpa atribuciones, poderes y recursos que NO le corresponden), y no solo de gobernantes. Este sistema subyace a los partidos políticos y a la oferta política en contienda. 

 

En el fondo la HISTERIA ANTI-FRAUDE ELECTORAL es la típica reacción del MAL PERDEDOR: como no pude superar de manera contundente a mi rival entonces busco excusas y pretextos tales como "el árbitro pitó mal o favoreció a mi rival". Creo que es de gente honesta reconocer sus errores y en este caso, los partidos políticos y los guatemaltecos que acusarán Fraude HOY desde la plaza deben reconocer que NO han sido capaces de llevar una oferta realmente atractiva ni han tenido los suficientes arrestos hacer Política seria y trabajar por un proyecto que logre cautivar a la CLASE POPULAR, hoy en gran medida atraída por las "mieles" del socialismo empobrecedor, violento y corruptor. 

 

Adviertan esto amigos: es indiferente si a partir de la revisión de los votos al partido X o Y de izquierda se le quitan uno o dos curules en el Congreso. Lo es porque a cualquier otro partido que se los den el resultado seguirá siendo el mismo, solo con diferencias de grado. Todas las bancadas y diputados ofrecen más de lo mismo: estatismo. Y en el mejor de los casos, que son los muy pocos, NO tienen claridad sobre cómo cambiar el Sistema. ¡Así que es indiferente! 

 

Mientras los guatemaltecos urbanos y de CLASE MEDIA se distrae en este tema, Sandra Torres hábilmente construye alianzas y piso político capitalino. De igual manera, Alejandro Giammattei intenta atraer adeptos en el área rural. Ambas propuestas en esencia son más de lo mismo: estatismo. ¿Qué importa si queda uno o el otro? Ambos nos llevan al mismo desenlace. 

 

Finalmente: amigos les aconsejo NO ceder ante la Histeria Anti-Fraude Electoral. Mantengámonos firmes respecto del #VotoAntisistema y sigamos el ejemplo de quienes hoy están a un paso de gobernar: formemos estructura partidaria, organicemos cuadros medios y bases, llevamos el mensaje a los 340 municipios y trabajemos desde ya por un proyecto político capaz de atraer a esos más de 3 Millones de guatemaltecos que se abstuvieron, votaron en blanco o nulo, e incluso lleguemos a los millones que ni siquiera se inscribieron y que están en edad de votar. ¡Dejemos el miedo, la mediocridad y el cortoplacismo! Manos a la obra: https://www.familia.gt/actua/fopra/