La pandemia del virus Covid-19 en Guatemala, hasta el 20 de abril de 2020 había causado la muerte de 7 personas en todo el territorio, e infectado en forma oficial a poco más de 290, y contando. Desde la aparición del primer caso confirmado el pasado 13 de marzo los casos se han ido incrementando de forma paulatina pero constante y se espera que las próximas semanas, revelen una mayor cantidad de contagios, especialmente en casos comunitarios que arrancaron en Patzún, Chimaltenango, y hoy han llegado tan lejos como Petén, Zacapa y Chiquimula.


Te invitamos a conocer: La peste más terrible.


Pero de eso ya la mayoría está bien informada, y si usted está leyendo este artículo, podrá imaginarse que hablaremos del Covid-19 y toda esa histeria de salubridad en la que los medios de comunicación nos tiene sumergidos, y sin posibilidad de recibir una bocanada de esperanza o buenas noticias. Pues tampoco le traigo esas noticias que tanto espera. Le traigo una dosis de dolor y realidad que lamentablemente esta epidemia no nos permite ver y que es uno de los grandes problemas de Guatemala y del resto de Latinoamérica.

Es acerca de la violencia que sigue cobrando víctimas en nuestra nación, especialmente víctimas de la delincuencia que, a pesar de los estados de calamidad, toque de queda, amenaza de multas y de que “especialmente, Dios bendiga a Guatemala” que ha dictado el Gobierno, no logra mantener a los delincuentes a raya y preservar la vida de los guatemaltecos.

Aquí van los números, fríos y con dolor, todas necropsias realizadas en el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif).

Enero tiene el pico más alto del trimestre, con 315 personas muertas por causas asociadas a hechos criminales que se están investigando. Estas personas murieron por impacto de proyectil de arma de fuego, heridas producidas con arma blanca o punzo cortante (cuchillos, machete etc.), asfixia por suspensión (ahorcado), por extrangulación, por sofocación, por sumersión (ahogamiento en agua) y seccionamiento corporal (desmembrado o decapitado). Así mueren los guatemaltecos, ya sean hombres (262) o mujeres (53).

Bueno dirán ustedes, es porque iniciaba el año y las celebraciones y todo lo que conlleva de cambiar de año pudo detonar discusiones, riñas y demás. Bueno, en parte tiene razón, porque Febrero no fue tan diferente.

Febrero cerró oficialmente con 262 muertes asociadas a hechos criminales; 53 personas menos o una reducción del 17% con relación a enero. Básicamente se repitieron las mismas formas de muerte violenta y el saldo son 227 hombres y 35 mujeres. Bueno, pero no teníamos al “Coronavirus” tocando a la puerta, ni tampoco teníamos el toque de queda por la noche o las restricciones que se dictaron en marzo. Bueno, tal vez tenga razón en sus argumentos, pero los números nos dan otra gran sorpresa.

En Marzo se registraron… está listo para los datos. Bueno, recuerde que pueden herir susceptibilidades estos números. En Marzo el Inacif registró 254 muertes muertes asociadas a hechos criminales, 8 menos que en Febrero y las mismas causas se repiten y 226 hombres perdieron la vida y junto a ellos también 28 mujeres.

Pero eso era antes del toque de queda, ahora que todos estamos en nuestras casas seguramente todo cambia, no hay tantas salidas a la calle, ni viajes y el Ejército y la Policía están desplegados. Bueno, debiese ser así, pero lo más triste de todo son los datos siguientes: Muertes por violencia del 1 al 16 de abril, 80. El pico más alto fue el 15 de abril con 10 asesinatos, incluidos el asesintado de dos policías nacionales y un PMT el 16 de abril.

Queda claro que lo que está matando a los guatemaltecos no es el Covid-19, ni las consecuencias de contraerlo. Son los delincuentes que irrespetan la vida de los ciudadanos de este país y hasta sus autoridades, y le han quitado la vida a  911 personas hasta el 16 de abril. Y ni las medidas de limitación de movilidad, toque de queda, confinamiento, encierro, juntos saldremos adelante, nada ha limitado a los delincuentes de arrebatar la vida de estos guatemaltecos. Y por supuesto esto empeorará cuando salgamos de esta cuarentena y confinamiento, pues las medidas dictadas por este gobierno, harán que la situación económica sea más difícil en los próximos meses, debido a la falta de empleo, oportunidades y por la quiebra de muchas empresas, lo cual generará seguramente, más violencia y muerte que la que estamos viendo ahora.

Así que es hora de que empiece a preocuparse por lo verdaderamente importante, estimado amigo, porque no solo su situación económica sufrirá una verdadera neumonía de escasez en los próximos meses, también debe preocuparse por su seguridad. Mientras tanto el gobierno, obligado a prestársela, estará muy ocupado buscando la forma de repartir la piñata de Q20 mil millones que dispensará al mejor estilo de un bacanal.

¿A dónde quiero llegar con estos datos? Bueno, a varias conclusiones.

1. Es más letal y más peligrosa la violencia. Mata más gente que el Covid-19.
2. El Gobierno, así como muchos en el mundo, no cumplen con su misión  de brindar seguridad y justicia a los ciudadanos de su territorio.
3. Hay más probabilidades de que usted muera por causas violentas que por el Covid-19.
4. Que sea consciente de su situación y la de su familia y que debe accionar políticamente para que en el futuro, un gobierno Liberal si le provea de seguridad, justicia y le deje ser próspero y libre.

Y para eso le pido que se salga de la histeria del virus y se adhiera a nosotros. No siga de brazos cruzados y adhiera a FAMilia.