ETA y IOTA son el pretexto para llenar los bolsillos de burócratas estatistas

Mientras la familia de Carlos Xi Xol duerme en el corredor de una casa ajena y Hilda Che aún lleva puesto solo lo que vestía el día que debió evacuar su casa antes de quedar inundada por completo, los gobernantes estatistas claman por “fondos verdes” al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para enfrentar lo que llaman “crisis climática”. 

Cierto es que las depresiones tropicales IOTA y ETA son fenómenos naturales derivados de los cambios climáticos. Pero es incorrecto afirmar que son resultado directo del impacto de la actividad humana sobre el clima, puesto que hay otros factores naturales de mayor importancia: temperatura de los océanos, velocidad y dirección del viento, formación de nubes, actividad solar, gases de efecto invernadero, temperatura de la atmósfera, etc. 

Lo que hace que Carlos e Hilda no hayan logrado salvar sus propiedades y estén hoy al borde de la muerte es la pobreza y la falta de obras públicas de calidad, no el cambio climático. Los gobernantes estatistas (de izquierdas y derecha mala) se escudan en el cambio climático porque no son capaces de advertir los errores de la ideología sobre la cual basan sus políticas públicas. 

Su falta de humildad, ineptitud y negligencia los hace sordos, ciegos y mudos ante la verdad: solo con un gobierno limitado a sus funciones de seguridad, justicia y obras públicas, mercados libres y propiedad privada lograremos que guatemaltecos como Carlos e Hilda estén mejor preparados ante estos fenómenos naturales. Preparados a tal grado, que puedan incluso aprovechar su fuerza y dominarlos, extrayendo de ellos energía y agua, y luego detenerse…sí, detenerse para admirar el amor y el poder de Dios puesto en la Creación. ¡Escríbeme si quieres prepararte en serio para el siguiente fenómeno natural!