A nosotros los Liberales Clásicos, el 15 de mayo (día del Liberalismo Clásico) nos toma la atención pues queremos darlo a conocer con todo.

Coincide con el Día Internacional de La Familia, que se lleva las palmas en los medios y es conocido cada vez más.

Pero no es casualidad. Es fácil entender la importancia que LA FAMILIA tiene para el Liberalismo Clásico, cuando el movimiento que lo impulsa en Guatemala es el Partido Político en formación FAMILIA.

Como la verdadera oposición al sistema actual y sus múltiples manifestaciones (ampliamente ilustrada en la colorida papeleta electoral), valoramos la institución familiar, pero también los beneficios que aporta al crecimiento del individuo.  Me explico: El ser humano está supuesto a nacer en un grupo cálido que lo recibe con amor y lo cuida en su etapa de la infancia, vulnerable y dependiente. Recibe allí, además del cuidado de su cuerpo en lo relativo a alimentación y salud, el sentido de pertenencia, la afirmación de su personalidad (curioso como los bebés nos mueven a celebrar todas sus gracias y que la psicología encuentre este período como el de "Formación de la Personalidad").  

El diseño original de la familia le provee todo lo que necesita para alcanzar su madurez y estar listo para recibir su descendencia y dejar  huella en la historia a través de sus generaciones.

Para que esto funcione son necesarios una sede (hogar) y un legado (patrimonio), que sustente el desarrollo de las lineas generacionales.  

Sin un sistema económico y de gobierno que proteja la vida, la propiedad privada y la libertad de mercado, la familia es amenazada con las dificultades propias de las carencias materiales.

Si el individuo no tiene esos afectos que provee la relación familiar, hay una parte fundamental de su ser interior que no se desarrolla.  No hay sustituto para los valores aprendidos al sobrellevar una relación conyugal permanente, criar hijos, compartir con hermanos, abrazar nietos, disfrutar de tíos y primos y demás delicias relacionadas con la Familia.

Aún las labores cotidianas en el hogar aportan a la formación de las personas hábitos cotidianos que suman a su desempeño laboral y familiar en la vida adulta.

Permitir en Guatemala el establecimiento de un sistema económico y de gobierno que proteja la vida desde su concepción, la propiedad privada que le da el calor del hogar y el patrimonio que le permite crecer y desarrollarse, es crucial si esperamos que nuestro país surja como la Potencia Mundial que puede ser con todos los recursos humanos, históricos y de origen natural que posee.

Solo el Partido en Formación Familia ofrece esa opción.  Acércate a nosotros y trabajemos juntos porque el 15 de mayo siempre sea en Guatemala el ¡FELIZ DÍA DE LA FAMILIA!