Quienes participamos en la formación del Partido Político Familia, 5 Reformas Guatemala sabemos que el nuestro no es un movimiento confesional ni religioso; que cuenta entre sus simpatizantes con personas de diversos credos que convergen en la convicción de que el gobierno debe ser limitado a sus funciones básicas de proveer seguridad, impartir justicia y gestionar algunas obras de infraestructura; que la vida, la libertad y la propiedad privada son derechos inalienables de las personas por los que todos, absolutamente todos debemos tener igualdad ante la ley, y contar con el respaldo de un sistema de justicia fuerte al cual acogernos cuando esos derechos se ven amenazados.


Los principios del Liberalismo Clásico encuentran sus bases fundamentales en muchas porciones bíblicas. De esa cuenta, hoy quiero invitar a quienes tienen a La Biblia como norma de fe y conducta, y a quienes se sientan persuadidos por esta iniciativa, a que oremos juntos por que alcancemos los objetivos que nos hemos propuesto como ciudadanos conscientes de la responsabilidad de establecer el gobierno que proponemos -que es el tipo de gobierno que Dios en La Biblia prescribe para las naciones-.



Padre nuestro, que estás en el cielo. Bendecimos tu nombre.

Tu palabra dice que si dos de nosotros se pusieren de acuerdo para pedirte alguna cosa en el nombre de Jesús, tu lo harás
 (Mateo 18:19).

Nosotros hoy nos ponemos de acuerdo para pedirte que venga al Gobierno de Guatemala tu reino y sea hecha tu voluntad en nuestra nación.

Provee Señor, los recursos que como Partido en Formación Familia 5 Reformas Guatemala, requerimos para llevar a cabo la obra que nos has encomendado.

Perdona Señor nuestros pecados. Reconocemos que la nación entera está lejos del tipo de gobierno que tú propusiste para las naciones. Gracias por que has abierto nuestros ojos para ver que, como nación, estamos precisamente en el tipo de gobierno que proscribes en 
I Samuel 8:11-17.


¡Perdónanos Señor! Y ayuda a este grupo de hijos tuyos que nos proponemos llegar a los espacios de gobierno donde podremos derogar las leyes que propician la desviación de tu voluntad, y legislar a favor de que Guatemala manifieste el arrepentimiento, a través de salir del estatismo y que tú seas El Señor de esta nación.


No nos dejes caer en tentación, Padre. Que cada uno de nosotros pueda reconocer tu llamado y enfilar esfuerzos hacia la consecución de los objetivos propuestos, sabiendo que seguir tu llamado es bueno; que a aquel que sabiendo hacer lo bueno no lo hace, le es contado por pecado (Santiago 4:17).


Líbranos del mal, Señor! Las garras del estatismo han tomado nuestro país y nos tiene de rodillas! Solo tú puedes librarnos!


Reconocemos que el reino es tuyo. Como tus siervos nos ponemos en tus manos para que nos uses para establecerlo en el gobierno; tuyos son también el poder y la gloria, por los siglos. Amén.