• Jorge David Chapas

DE “LA CHULA” AL MAGLEV

Sin tren, pero con un museo del ferrocarril, ¿no te parece absurdo?


En 2019, mientras el Maglev LO Series, el tren japonés con tecnología de levitación magnética, se preparaba para superar el récord de 603 km por hora, aquí en el mundo subdesarrollado, La Chula, la locomotora funcional de FEGUA, hacía ver muy mal al presidente de aquel entonces, al descarrilarse al apenas iniciar la marcha. ¡Si no fuera trágico diera risa!


Nuestra realidad es tan patética que no tenemos siquiera un tren, pero sí un “museo del ferrocarril”. ¿No te parece tan absurdo? Durante poco más de un siglo estuvimos a la altura de otros países y ciudades del mundo, pero hoy, gracias al socialismo y al mercantilismo imperantes, vivimos en un país cuyo atraso en todos los órdenes se apacigua con la nostalgia del pasado.


¿Cuánto comercio y riqueza perdida por la falta de un tren de carga? ¿Cuánto tiempo perdido en el tráfico de las ciudades por la falta de un tren de pasajeros subterráneo?


Hace unos días, mientras sufríamos el tráfico que hacía una larga cola de tráilers y camiones en el periférico, mi hijo de 14 años me dijo: “Papá, yo todavía estoy esperando el tren que ofreció Giammattei”. Hijo, le respondí, no creas en las promesas de los gobernantes socialistas o mercantilistas; ellos no comprenden que para que haya medios de transporte eficientes, y personas y mercancías que transportar, es necesario cambiar el sistema político y económico.

De no contar con un partido político cuyo programa ofrezca transitar al capitalismo liberal, no tendremos trenes de carga ni subterráneos de alta velocidad. Solo desregulando, privatizando y abriendo los mercados a la competencia, lograremos las condiciones para que un día podamos viajar desde San José, Petén, al Puerto de San José, Escuintla, en una hora, en un tren de alta velocidad. Empecemos a trabajar en ello, Conoce más de nuestro proyecto aquí

64 vistas0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo