• Jorge David Chapas

EL DILEMA DE UN PNC

La fórmula para dignificar a los buenos agentes de la Policía Nacional Civil.



Antonio es un joven amigo, de sólidos principios liberales y conservadores, un fusionista hecho y derecho. Quiso estudiar leyes y aportar su energía a establecer el capitalismo en Guatemala, pero después de mucho tiempo sin éxito buscando trabajo, debió aceptar el único empleo que tenía a la mano: agente de la PNC.


“Es un trabajo digno Antonio”, le dije. “De hecho, siéntete útil: la seguridad es una función legítima del gobierno”.


Aquello no sería suficiente. Hace unos días me dijo: “¡El sistema tiende a quebrantarnos Jorge! Aquí en la PNC uno no se manda solo…tengo jefes y debo acatar órdenes. Por ejemplo, me exigen que cierre tiendas a las 8 de la noche cuando eso va en contra de mi creencia sobre los mercados libres. Es un dilema entre lo moral y lo inmoral: ser obediente, pero ¿hasta dónde? Porque también me exigen recibir mordidas”.


El oficio de “policía” debe dignificarse y Guatemala debe ser un país de oportunidades. Ello no será posible sin un partido político de derecha buena, a favor del capitalismo, que haga una seria oposición a las izquierdas y derechas malas, en el Congreso principalmente. Un proyecto de tal naturaleza debería ser apoyado por millones de buenos guatemaltecos, a fin de lograr la derogación de las leyes malas y las 5 Reformas que cité en mi artículo anterior. Solo reduciendo el tamaño del gobierno lograremos que haga rápido, bien y siempre lo único que debe hacer: seguridad primero, justicia de verdad y obras públicas de calidad.


Solo así lograremos depurar la PNC y lograr que los buenos agentes sirvan bien y ganen mejor. Solo así lograremos que nuestros jóvenes tengan oportunidades y luchen por sus sueños. ¡Ánimo Antonio! Y si eres un PNC o un guatemalteco más que se identifica con esta historia y propuesta. ¡Conoce más aquí!



Créditos fotografía: Prensa Libre.

52 vistas0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo