• David W. Mendoza

EL PROGRAMA DE DESARROLLO SOCIAL DE MAYOR ÉXITO QUE NADIE CONOCE

A través de los años y de forma muy sensata y consistente entre gobiernos de diferentes colores, de derechas y de izquierdas y en distintas décadas, el estado de Guatemala ha promovido uno de los programas de desarrollo social más exitosos de Latinoamérica. Este emplea a cientos de miles y logra tasas de crecimiento año tras año y aún en años de crisis muchas veces rompe récords.


Para darles una idea del impacto que este programa tiene en la economía, en el año 2019 generó ingresos para las familias guatemaltecas de US$10,508 Millones (Q78,986 Millones) y creó cerca de 80,000 nuevos empleos directos.


En el 2020 se incrementó en un 7.9% - año de la Pandemia mundial del COVID19 - para llegar a un nuevo récord de US$11,340 Millones (Q86,480 Millones).


Ahora, no todo es color de rosa. La gran mayoría de participantes han tenido que pagar altos precios por la colocación en las plazas, pero ya colocados en general tienen buenos ingresos y motivan a otros a sumarse al programa.


También hay quienes no han logrado mantenerse en el programa. En el 2019 hubo cerca de 100,000 personas que fueron retiradas y han tenido que regresar a sus casas con cabeza baja a buscar otras fuentes de ingresos para su familia. De este lote, si hay esperanza para algunos pocos que perdieron su plaza. Aquellos con más necesidad y agallas logran reintegrarse y regresan a colocarse con empleos de buenos ingresos pero siempre teniendo que pagar ese alto costo de derecho de piso.


Ahora, quizá lo más asombroso de este programa de desarrollo social es que el estado no ha tenido que invertir para ponerlo en marcha. Lo que si han hecho todos los gobiernos de paso para promover este exitoso programa ha sido el incrementar el gasto público de forma constante a través de impuestos y más deuda, incrementar la cantidad de leyes que solo crecen un ya obeso estado y perpetuar el inútil intento de brindar servicios mal llamados públicos que no le competen como son la educación, la atención médica, la agricultura, la ganadería y todo aspecto de la vida económica de las personas. Este gasto exorbitante y desenfocado ha llevado a que cosas básicas como la seguridad, la justicia y obras como carreteras y puentes estén en total desorden o colapsados. Pero esto no nos debe preocupar, porque todo ello suma a que el programa cada día sea más y más exitoso.


Seguro te preguntarás entonces, ¿pero cómo le hace el gobierno para armar semejante programa donde lo promueve no por hacer bien las cosas, sino por hacerlas mal, y aparte, sin tener que invertir en él?


Pues muy fácilmente… este programa de desarrollo social se basa en la exportación… y no del banano, los minerales, el café u otro producto… sino en la exportación de lo más valioso que tiene Guatemala.


Este programa atrae a la persona que tienen la situación económica más precaria, la asocia con “headhunters” de lo más vil, donde para entrar requiere muchas veces vender sus casas, terrenos o sacar préstamos a una altísima tasa de interés y finalmente, requiere que se aventure en una travesía que puede o no que complete con vida, muchas veces también teniendo que acarrear a sus hijos, todo por querer llegar a la tierra de sueño americano.


¿De qué programa estamos hablando? Del programa del MIGRANTE, que no encontrando una alternativa para llevar una vida digna en su patria, no le queda otra que arriesgarlo todo para buscar algo mejor en el país al norte, pero siempre recordando a los que dejó detrás y enviando lo que le queda como remesa.


Este es el Programa de Desarrollo Social de mayor éxito que nadie conoce.

Conoce más de nuestro proyecto aquí y con tu apoyo transformemos Guatemala.

178 vistas0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo