• Jorge David Chapas

FEMINISMO DEL BUENO

Actualizado: may 29

Los liberales confiamos tanto en nuestras ideas que desafiamos al mal a competir.


Esta semana tuve la oportunidad de compartir con el público femenino conservador de Nuevas Mujeres PRO. “Feminismo desde la perspectiva liberal clásica” fue el tema. Comencé con una revisión histórica de las tres olas o etapas del feminismo. La primera ola fue de signo liberal clásico, del bueno, ya que buscaba la igualdad ante la ley entre hombres y mujeres, y el acceso a la educación de estas últimas.

La del “feminismo sufragista” fue la segunda ola. Esta demandó el derecho al sufragio para las mujeres, pero añadiéndose la exigencia de que el Estado se responsabilizara de sus cargas domésticas, comenzado por la educación de los hijos. Así se logró aplicar la medida #10 del Manifiesto Comunista de Marx, por ello también llamada, la ola del “feminismo marxista”.


La tercera ola y actual, se centra en lo estrictamente cultural. De ella deriva la ideología de género y como mecanismo de aplicación: la ley. Leyes a favor de la identidad de género, de la educación sexual y reproductiva, del divorcio “exprés”, del matrimonio homosexual, de la adopción homoparental, del feminicidio, de la paridad de género (en los Congresos) y aquellas a favor del aborto. ¡Todo un jinete del apocalipsis moral y cultural!


Para contener estas expresiones del marxismo cultural se hace imprescindible contener primero el marxismo clásico o económico, empoderando así a las familias, escuelas, iglesias y a toda organización social de carácter voluntario, a fin de devolver sus funciones, libertades y dinero. Y para ello debemos unirnos los conservadores en lo moral (cristianos) con los liberales en lo económico (empresarios), es decir, hacer “fusionismo” mediante partidos políticos, derogar las leyes malas y aplicar las cinco reformas liberales. Conoce más de nuestro proyecto aquí

42 vistas0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo