• Jorge David Chapas

¡SEGURIDAD PRIMERO Y JUSTICIA DE VERDAD!

Indignación, cólera, tristeza, impotencia…son algunas de las emociones que seguro muchos guatemaltecos experimentamos al enterarnos del crimen cometido contra la pequeña Hillary Arredondo, una niña de tres años que fuera violada y asesinada en Tiquisate, Escuintla. ¡Desde esta tribuna, mis condolencias y oraciones por su familia…para que Dios les fortalezca en estos difíciles momentos!

Nuestros niños y familias están a merced de estos psicópatas, desequilibrados mentales; al final, miembros de una sociedad que ha perdido todo sentido común y aprecio por los valores a la vida, la libertad, la propiedad y la familia. Esos psicópatas son, en buena medida, resultado de un sistema político, económico y social que degenera al ser humano y lo convierte en una bestia. Porque no me digas: ¡Eso pasa en todos lados! No, en los países civilizados no pasa nunca o casi nunca. ¿Dónde están los padres de esos asesinos? ¿Cuál es su historia?


La violencia tiene de rodillas al pueblo guatemalteco, principalmente en las áreas rurales y pobres. No hay libertad sin justicia y no hay justicia sin orden. El orden implica poner al gobierno en su lugar, a hacer lo único que puede y debe: seguridad, justicia y obras públicas. ¡Ahhh! … pero en Guatemala reina la impunidad y la violencia porque los politiqueros estatistas están muy ocupados “comprando vacunas”, “inaugurando escuelas” o dando charlas de “educación ambiental y sexual”. ¡Cretinos, ignorantes y arrogantes…dejen de estorbar y póngase a hacer lo único que pueden y deben!


Y tú, estimado lector, haz algo útil con tu indignación. Apoya el cambio hacia el sistema de capitalismo para todos, el único que puede darnos seguridad primero y justicia de verdad. No vaya a ser que la próxima víctima sea tu hija, tu hermana o tu nieta. Conoce más de nuestro proyecto aquí y con tu apoyo transformemos a Guatemala

8 vistas0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

JACK